Las mejores fotos con los mejores recuerdos

El día de tu casamiento

01

La historia de tu casamiento comienza con las fotografías de la sesión de compromiso, casuales tal como son, en un paisaje urbano o rural, es pasar un buen momento juntos (muchas de las novias que hicieron esta sesión, expresaron que les gustaría volver a repetirla, porque sus novios les han dado muchos besos y abrazos).

02

Los momentos de la previa con sus amigas en el hotel o en su casa, haciendo el make up y peinándose, entre risas, breves momentos de calma y caos, porque siempre hay un poquito de nervios, se pueden hacer un conjunto de clics muy espontáneos.

03

Y qué hay con las pequeñas cosas que contar?. Ese vestido único, el ramo de flores, o el anillo de bodas, las perlas, algo pequeño cosido en el vestido de novia, el saco, las medias,  los gemelos y el alfiler de la corbata, deben estar en la narración fotográfica.

04

El pequeño margen de tiempo entre ponerse el vestido de novia y el paseo camino al templo. El novio espera nervioso jugando con su corbata, y los últimos invitados ingresando a las corridas a la iglesia, la novia ultima sus detalles en el espejo del auto, suspendida en el tiempo antes de que todo se convierta en realidad, es algo muy mágico.

05

Ahí llegó! susurran los invitados. El momento en que toda la planificación, preparación y el esfuerzo cobran sentido. Aunque algunos templos pueden ser un poco restrictivos cuando se trata de los fotógrafos, tengo maneras de conseguir las mejores fotografías alrededor de los escenarios más complicados.

06

Del brazo de su flamante esposo, camina por el pasillo. Arroz, y vivan los novios! gritan en su salida, es increíble ver cómo los nervios se disuelven al instante, sustituido por radiantes sonrisas. Los primeros abrazos de sus amigos y familiares, no se requiere presentación.

07

Si bien estas fotografías son una de las más incómodas para la mayoría de las parejas por la presión del momento. Para mi, es una ocasión ideal, para relajarse y esperar que los invitados lleguen a salón de eventos,  me gusta poder retratar estrenando su vestimenta, haciendo un equilibrio entre relajado y formal, desaparecemos por algunos lugares para un par de retratos, siempre y cuando sea posible.

08

Los invitados, no existe una fiesta sin ellos! tíos, primos, abuelos, madres, padres, amigos universitarios, del trabajo y los viejos amigos, cuando uno mira hacia atrás quiere recordar a todos los que acudieron a celebrar juntos ese día tan especial. Una boda es mucho más que una fiesta, es una reunión con todos los que han significado algo durante toda su vida, junto a un montón de entusiasmo y un poco de música. No hay nada mejor que eso.

09

Las cartas o discursos de algún familiar, la audacia de un amigo bajo los efectos del alcohol, ese video sorpresa o el de la sesión de compromiso, momento en el cual capturo las risas, las lágrimas, los besos, las mejores tomas son cuando se escuchan risas, alguna broma a los novios, las reacciones que estos provocan sin duda divierten a cualquiera.

10

Finalmente, es el momento de ir a la pista de baile. De la magia y la ternura de aquel primer baile juntos, al inevitable baile que reinará hasta el final de la noche, desinhibidos en su totalidad, no solo la pareja si no todos los invitados, retratando las situaciones más increíbles y jamás pensadas, particularmente me encantan este tipo de fotografías.

Parejas